Testimonios

 

1393398_10151906838816092_494799069_nComo padres pensar en la operación de un hijo es significado de stress y muchos temores. Nuestro hijo tenía 3 años cuando lo llevamos a consulta con la Dra. Sembergman y nos indicó que dado el historial de Matias de infecciones respiratorias constantes y amigdalitis recurrentes lo recomendable era la cirugía. Al momento sentimos mucho temor, pero el trato amable de la Dra. Sembergman, su explicación paciente del procedimiento, los riesgos y la comparación con los beneficios que esta cirugía traería para la salud de Matías nos convencieron de que operar era lo correcto. Su trato siempre fue de mucha paciencia, transmitiéndonos confianza en todo momento, y tratando a nuestro hijo con el mayor cariño, tanto así que hasta el día de hoy Matias ve a la Dra. con gran afecto, sin miedos como es común entre niños y doctores.

La confianza que la Dra. transmite y su forma de ser con los niños marca una gran diferencia, cada consulta previa y post operatoria son momentos gratos para el niño, sin traumas. Casi un año después de su cirugía podemos decir que operar a Matías fue una decisión acertada, atrás quedaron las fiebres constantes, los antibióticos, las hospitalizaciones. Estamos agradecidos de poder decir que nuestro hijo está completamente sano y feliz luego de su cirugía, y agradecemos y apreciamos inmensamente el trato amable y profesional que en todo momento nos brindó la Dra. Sembergman, a la cual recomendamos ampliamente.

 

Lic. / Abg. Daniela Delgado M.

Octubre 2.013

 

Parece mentira pero es difícil comenzar un testimonio cuando se trata de los hijos, y más cuando se sufrió tanto y lo digo en tiempo pasado gracias a Dios y a la Dra. Johanna Sembergman.
Mi esposo y yo tenemos 3 hermosos hijos, los mayores, Jean Humberto y Vitico Andrés, el primero de 6 años y el segundo de 3 añitos, ellos por herencia de su papito sufrieron de Hipertrofia de Cornetes y Adenoides así como de Amígdalas y eso nos trajo como consecuencia años de sufrimiento, noches sin dormir, angustias y temores, gastos impresionantes en medicinas al punto de que en casa teníamos un depósito de antialérgicos, antibióticos, antipiréticos, soluciones fisiológicas en todas su presentaciones, termómetros a granel, nebulizadores, aerochambers en fin todo para el cuidado y mejoramiento del estado en que estaban nuestros niños.
Ya en las emergencias de las clínicas nos veían mal, yo como madre llore y sufrí muchísimo, nos decían es que acaso uds no cuidan a esos niños??? Todo el tiempo enfermos!!!Con infecciones respiratorias altas, neumonía y otitis, una vez llegamos con el menor a la emergencia con dificultad para respirar el pechito se le hundía del esfuerzo que tenía que hacer. Imagínense q tuve que dejar mi trabajo, y a Vitico lo tuve que sacar de la escuela.
No se imaginan cuanto estuve colapsada mis hijos no dormían, roncaban se trancaban por el exceso de moco y el poco espacio para respirar, le dolían los oídos, y tantas cosas más. Pero un día después de visitar tantos médicos y haber perdido el tiempo por el miedo a la cirugía, y clamando a Dios por una ayuda, y lo digo con los lágrimas en los ojos, porque reconozco que estaba desesperada, decidí llamar al Instituto de Otorrinolaringología para que me ayudaran y allí Dios me guió hasta la Dra. Sembergman. Fuimos a su consulta y ella nos trató demasiado bien, nos generó la confianza que estábamos buscando, su trato fue único, con amor reviso a nuestros hijos y nos dijo que el tema era quirúrgico y no había otra salida que nuestros hijos estarían bien y crecerían sanos y fuertes si lo hacíamos Hnos Vásquezy que ellos y nosotros descansaríamos de todo lo que habíamos atravesado, recuerdo que me derramé en lágrimas de la presión que llevaba en mi pecho y en mis hombros por ver a mis hijos así y le dije Dra. por favor ayúdenos ya no aguanto más.
Hoy ya mis hijos hermosos tienen 1 mes y 17 días de operados, les cuento que los operamos el mismo día uno detrás de otro fue una gran hazaña jajajaja me rio porque la gente me decía que estábamos locos por operar a los niños el mismo día. La recuperación fue súper rápida, ya a los 5 días no estábamos tomando la foto de navidad y se sentían bien!
Ellos están bien, fuertes, respiran, comen con gusto, ya sienten el sabor de las comidas, su apetito aumento, no roncan, pueden comer helados, cosas frías, son libres, rinden en el colegio, ya no le duelen los oídos, y todo gracias a Dios y a la Dra. Johanna Sembergman.
Anímense si están sufriendo con sus bebes como sufrimos nosotros, no dejen pasar el mejor tiempo de hacerlo, la etapa de niños es la mejor y verán cómo van a mejorar en todo y dejaran atrás el triste pasado de que sus niños estén siempre enfermitos. Es ahora es el momento, y la Dra. es la mejor!!! Aquí les dejo una fotito de mis bebes 5 días después de la cirugía.

A. Vanessa Nuñez

Enero 2.015